Teléfono de contacto 957 48 04 88

Avda. Gran Capitán nº 45- Local 14006 Córdoba

codecor
[[noticia-especial.php]]
[[noticia-especial.php]]

Julio 2022: Los tratamientos bucodentales, necesitan para la seguridad del paciente, el control, realización y seguimiento del dentista

 

La campaña “Un año para alcanzar una meta”, dedica el mes de julio a la estética dental

 

La Estética Dental es la parte de la Odontología que se encarga de corregir las alteraciones de forma, color y posición dental para, además de reestablecer los problemas de salud bucodental, lograr la armonía estética de la boca en su totalidad. En un momento en el que damos una especial importancia a la belleza, la obsesión por lucir una sonrisa perfecta ha provocado un aumento de la popularidad de los tratamientos de Estética Dental, detectando un auge en la demanda de los mismos. ¿Cuáles son y en qué consisten estos tratamientos?

 

 

Ortodoncia.-

 

Es la rama de la Odontología que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo de la cavidad bucal y de los dientes, con el fin de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara mejorando también la estética facial. Previamente al inicio del tratamiento ortodóntico, su dentista le realizará un detallado estudio, consistente en la toma de una serie de registros (radiografías, fotografías y modelos), de la forma y anatomía de su cara. El análisis de dichos registros permitirá, teniendo en cuenta las necesidades estéticas y/o funcionales, llevar a cabo un correcto diagnóstico y elaborar un adecuado plan de tratamiento para conseguir los objetivos clínicos-terapéuticos propuestos. Son cada vez más pacientes los que nos demandan tratamientos ortodóncicos “estéticos”, que pueden realizarse con brackets o sin ellos (alineadores). Sin embargo, es siempre el dentista quien, en función del diagnóstico, realizarán la técnica de ortodoncia que sea más apropiada.

 

 

Blanqueamiento dental.-

Tiene como objetivo eliminar las manchas dentales y hacer que la dentición adquiera una tonalidad más blanca y brillante. Su dentista es el único profesional capacitado para informarle qué método es el más adecuado para mejorar el resultado final del tratamiento blanqueador.  Las causas que pueden provocar las alteraciones en la tinción dental son una inadecuada higiene oral y el consumo de ciertos productos (tabaco, vino, café…). Los tratamientos de blanqueamiento dental son de dos tipos: en dientes no vitales (es decir, aquellos a los que “se les ha matado el nervio”), y en dientes vitales. Los primeros tienen que realizarse en la consulta dental y, los segundos, en función de la proporción del agente blanqueador, el tratamiento se puede llevar a cabo en la clínica dental o en el domicilio del paciente pero, en este último caso, siempre bajo las indicaciones y la supervisión del dentista. Siendo éste uno de los procedimientos odontológicos más solicitados, debe saber que: los efectos de blanqueamiento no son permanentes; que el agente blanqueador no actúa sobre los empastes, las fundas o coronas, carillas, reconstrucciones y prótesis; y que el blanqueamiento dental sin control por parte de un profesional de la Odontología conlleva una serie de riesgos (inflamación de encías, deterioro del esmalte, sensibilidad dental, pérdida de dientes…)

 

Carillas dentales.-

Son láminas muy finas que se colocan sobre la superficie de la cara externa de los dientes camuflando el color natural y proporcionando un aspecto más estético a la cavidad oral. Con ellas se restaura la parte frontal de las piezas dentales para solucionar problemas de coloración, alteración en su forma o disposición e incluso, en ocasiones, para cerrar la separación de los dientes. Son varios los materiales que se utilizan para su confección (composite, porcelana y, aunque en desuso, el zirconio), pero será su dentista quien determine qué tipo de restauración y material colocarle, en función de las características de su boca.

 

Implantes.-

La implantología dental es la rama de la Odontología que se encarga de rehabilitar los dientes que el paciente ha perdido por cualquier causa y/o reponer aquellos con avanzado estado de deterioro. Los implantes son piezas de titanio que se colocan dónde estaba la pieza dental que falta y que están diseñados para actuar como parte de la raíz del diente. Su colocación requiere un procedimiento quirúrgico para ser implantados en el hueso. 

 

Reconstrucciones Dentales.-

Pueden llevarse a cabo para reparar la salud bucodental del paciente, en el caso de caries o fracturas, o por motivos estéticos, cuando los dientes presentan pequeñas imperfecciones (gran tamaño, fisuras, dos dientes levemente separados, forma de la pieza dental, etc.). El material utilizado para llevar a cabo estas reconstrucciones estéticas es el composite.  

 

Cuidado con la publicidad de algunos tratamientos estéticos y dónde se los realiza.-

En los últimos años están proliferando empresas que aprovechando el auge en la demanda de tratamientos bucodentales estéticos venden “alineadores a domicilio”, con el consiguiente riesgo que esto puede suponer para la salud de los pacientes. En su publicidad ofrecen tratamientos de ortodoncia con alineadores transparentes a unos precios algo más baratos que las clínicas dentales, pero sin control por parte de un dentista. En algunos casos, el paciente acude sólo una vez al establecimiento para una toma de impresión digital y, en otros, él mismo se hace las fotos y los moldes en su propio domicilio. En ambos casos, es absolutamente necesario el seguimiento posterior del tratamiento por parte del facultativo. Desde nuestro Colegio insistimos en que, para hacer un buen diagnóstico, es necesario que el dentista realice una revisión minuciosa de la boca, utilizando el instrumental adecuado, realizando las pruebas complementarias que considere pertinentes y llevando a cabo un control del tratamiento desde su inicio hasta el informe de alta odontológica. Sólo así, el procedimiento terapéutico podrá cumplir el objetivo propuesto de restaurar su salud bucodental.

 

 

Algo parecido ocurre con los tratamientos de blanqueamiento dental. A pesar de publicitarse continuamente, según la legislación los blanqueadores dentales solo pueden venderse al público si tienen una concentración ≤0,1% de peróxido de hidrógeno (que es el agente blanqueante). Esta concentración es inocua para la salud, pero sus efectos son mínimos, cuando no inapreciables. La venta de productos con mayor concentración de peróxido de hidrógeno queda restringida a los dentistas. Igualmente, los pacientes deben saber que todos los tratamientos bucodentales, incluidos los de blanqueamiento dental, deben realizarse en una clínica dental, autorizada por la Administración Sanitaria y no en establecimientos (peluquerías, centros de estética, etc.), donde se vienen anunciando que los llevan a cabo sin ningún control sanitario y sin la preceptiva autorización.

 

Recuerde que el dentista es único profesional sanitario capacitado legal y científicamente para llevar a cabo los tratamientos bucodentales, en general, y estéticos, en particular y que debe desconfiar de la publicidad que intenta vender un ideal de belleza sin tener en cuenta otros aspectos de la salud.